La Programación Neurolingüística es una disciplina de lo más interesante que nos proporciona muchas claves para comprender cómo procesamos e interpretamos la información que recibimos.

Ante un mismo hecho, hay personas que pueden pasarlo mal, otras ponerse contentas y otras permanecer indiferentes.

No son los hechos, entonces, lo que nos hace estar mal o bien, sino la interpretación que cada uno de nosotros hacemos.

A través de los diferentes sentidos recibimos la información. Escuchamos, vemos, olemos, tocamos, saboreamos y sentimos y a continuación empezamos a aplicar, según la PNL, una serie de filtros.

Uno de los filtros de procesamiento interno es la distorsión. Consiste en deformar la realidad, generando una serie de creencias y dándolas por ciertas. Y después actuamos como si fueran ciertas.

Algunos ejemplos de situaciones que pueden causarnos ansiedad:

      • Tener que tomar una decisión y pensar que te vas a equivocar y una serie de consecuencias negativas
      • Querer decir algo y finalmente no decirlo por pensar que es una tontería y a la gente le va a parecer ridículo
      • Hacer cosas pensando que los demás están atentos a todo lo que hago, mirándome con lupa por si me equivoco
      • Una persona dice algo y me lo tomo como algo personal y por lo tanto me pongo triste o me enfado

¿Te suena?

Este tipo de pensamientos pasan muy rápido por nuestra mente y si no tienes conciencia de ellos, te los crees a pies juntillas y te generan emociones negativas.

Cuando desarrolles tu inteligencia emocional, poco a poco te irás dando cuenta de tu diálogo interno y aprenderás a transformarlo para generarte estados internos positivos.

Existen infinidad de técnicas y herramientas que pueden ayudarte, pero tienes que tener en cuenta que es un camino que tiene varias fases:

      1. Reflexionar sobre la meta que quieres alcanzar
      2. Decidir recorrer el camino hacia ella
      3. Tener las ganas, la motivación y la ilusión necesarias
      4. Aceptar que el camino podría tener algún tramo de curvas o baches
      5. Levantarte y perseverar en caso de que los hubiera
      6. Aprender técnicas y aplicarlas
      7. Conocer herramientas y usarlas

Verás como cada vez te irás sintiendo mejor.

Puedes empezar aquí: silvialacruz.com/inteligencia-emocional/

¿Te animas?